El uruguayo no se fue satisfecho pese a sus goles.

Luis Suárez no puso paños calientes tras el empate del FC Barcelona en su visita al Celta de Vigo. Los culés se adelantaron en dos ocasiones gracias a dos tantos del uruguayo, pero terminaron cediendo dos puntos e incluso pudieron volverse de vacío tras una acción en los úlitmos minutos en la que Ter Stegen salvó los muebles.

El delantero azulgrana reconoció en los micrófonos de Movistar+ que «las sensaciones son negativas porque perdemos dos puntos importantes», apuntó que «si queremos seguir ahí arriba sabíamos que no dependíamos de nosotros y que el Madrid tenía que perder algún punto».

Pese a haber marcado dos goles Suárez se queda «con sensación de frustración» y regatea la pregunta sobre si se le escapa LaLiga al Barça, ya que el liderato queda en manos de un Real Madrid que puede ampliar su renta.