Juanjo Camacho, excapitán del Huesca, dando una clase comunitaria.

En un estado de alarma que obliga a quedarse en casa, los balcones se han convetido en ventanas de libertad… y comunicación. Desde jugar al ‘veo veo’, bingos, canciones, aplausos a los que están luchando por todos… Los vecinos, más que nunca, se están empezando a unir para pasar el trance de estar encerrados por culpa del coronavirus.

La ayuda de unos con otros es clave, y el último ejemplo ha llegado desde HuescaJuanjo Camacho, excapitán del equipo de la ciudad, se bajó a la piscina de su comunidad y pidió a todos sus vecinos que salieran al balcón.

Al lado de la piscina, se puso a hacer ejercicios de gimnasia para que todos se mantuvieran en forma. Él, como futbolista profesional, tiene bastantes conocimientos de preparación física, por lo que todos, encantados, le empezaron a seguir.