El Bayern de Múnich celebra con sus aficionados el pase a semifinales de la Champions League.

La organización “Unsere Kurve” (Nuestra curva), que representa diversos grupos de ultras alemanes, pidió que no se juegue la Euro 2020, que la temporada se suspenda el tiempo que sea necesario por el coronavirus y que para paliar las repercusiones económicas jugadores y funcionarios renuncien a parte de su salario.

“La temporada tiene que seguir interrumpida el tiempo que se necesario. No sería de recibo que toda la vida social esté paralizada y que el fútbol insista en mantener en funcionamiento un mundo de apariencias”, dice un comunicado difundido este lunes.

La organización agrega que los partidos sin público “no son una alternativa” y que la Eurocopa y las competiciones internacionales deben ser aplazadas.