Los seguidores valencianistas, a las puertas de Mestalla.

La afición del Valencia desafió la decisión de decretar que el partido de Champions League contra el Atalanta se disputara a puerta cerrada por la amenaza del coronavirus. Miles de aficionados se concentraron en los alrededores de Mestalla y siguieron el partido para animar desde el exterior.

La hinchada valencianista quiso recibir a su equipo y por ello la masa de aficionados fue creciendo en la calle Suecia durante las horas previas al partido. En el momento de la llegada del autobús de los jugadores ya había miles de hinchas animando a los suyos pese a las instrucciones del ministerio de sanidad que pide evitar las aglomeraciones de gente.

La cosa no quedó ahí, ya que la masa de aficionados hizo todo lo que pudo para que su equipo sintiera el apoyo, coreando cánticos continuamente a viva voz. Su misión fue un éxito, ya que se les escuchaba claramente por los micrófonos de ambiente de la retransmisión televisiva del partido.

Apenas se vieron hinchas del Atalanta en los alrededores del estadio valencianista, donde se han entonado desde cánticos de ánimo al equipo hasta ‘dardos’ como “italiano el que no bote”.