Gracias a un riguroso penalti a Ángel di María transformado por Neymar, el París Saint-Germain se impuso al Leipzig (0-1), que mereció mejor suerte, en un partido que se presentaba como una final para los franceses, prácticamente eliminados de la Champions League en caso de no sumar 3 puntos.

El triunfo pone la diferencia particular de goles a favor de los parisinos, que se jugarán el pase a octavos con los germanos en dos duelos a distancia en las dos jornadas restantes, con ambos ahora empatados a 6 puntos.

El PSG viajará a Manchester para afrontar a un United antes de recibir al Basaksehir de Estambul en la última fecha, mientras que los germanos viajarán a Turquía antes de acoger a los ingleses.