Más allá del récord de Sergio Ramos o el debut de Unai Simón y Marcos Llorente, el primer partido de esta concentración de noviembre dejó poco que rascar para la selección española de fútbol.

Aunque Luis Enrique sacó lecturas positivas, sobre todo el final del partido el juego de España dejó una sensación un tanto negativa. Los cambios funcionaron a medias y la falta de gol sigue estando muy presente, algo que deberá cambiar si no quieren llevarse un susto tanto en la UEFA Nations League, compromiso inmediato, como en la próxima Eurocopa.