El estadio de Riazor, en foto de archivo.

La Policía Nacional y la Policía Local de A Coruña extremarán este viernes las medidas de seguridad con motivo de la celebración del partido entre el Deportivo y el Fuenlabrada, suspendido el pasado 20 de julio por los contagios de coronavirus en el conjunto madrileño, y que ha sido declarado de alto riesgo.

Este jueves se ha celebrado la reunión de la junta de seguridad con la presidencia de la subdelegada del Gobierno en A Coruña, Pilar López-Rioboo, con responsables tanto de la Policía Local como de la Nacional y de equipos de seguridad del Deportivo.

A principios de semana, cuando se reprogramó el partido, inicialmente para el miércoles y, finalmente para el viernes, los aficionados más radicales del Deportivo anunciaron que acudirían al estadio de Riazor, pero posteriormente tanto el club como la Federación de Peñas y otros grupos han apelado a mantener la calma.