El presidente de la Real Sociedad, Jokin Aperribay, el de la RFEF, Luis Rubiales, y el del Athletic, Aitor Elizegi.

La final de la Copa del Rey entre la Real Sociedad y el Athletic que debía disputarse el 18 de abril en Sevilla queda aplazada, tras la reunión mantenida este miércoles por el presidente de la RFEF Luis Rubiales y sus homólogos de los equipos vascos. Se busca fecha en función del calendario deportivo y de la agenda del Rey Felipe VI.

Los dirigentes compartieron mesa y mantel en Madrid para estudiar todos los pormenores habituales de un encuentro de estas características, como el reparto de entradas para cada equipo.

Además, se tomó la decisión de aplazar el partido porque mantener la fecha conllevaría jugarlo a puerta cerrada, algo que las tres partes prefieren evitar.